Emiliano Ojea presidente FeDUA, charló con una de las figuras del basquet argentino, hoy en un rol dirigencial: Pepe Sanchez. Juntos analizaron temáticas de la actualidad como coronavirus, deporte universitario, género y hasta debatieron en cómo llevar a la realidad ideas. Leé lo más relevante en esta nota.

Pepe no solo fue una de las figuras de la histórica generación dorada, sino que también participó como jugador de la NCAA (National Collegiate Athletic Association), la Liga Universitaria de Estados Unidos y en la NBA. Hoy, como dirigente, tiene una mirada estratégica sobre la industria del deporte y armó en Bahia Blanca un Centro de Desarrollo Deportivo revolucionario: el Dow Center. En este sentido, Ojea intentó, desenmascarar claves en el pensamiento de una eminencia como Pepe. La charla pasó por temas contemporáneos, pero también tocaron lugares más abstractos, importantes en el desarrollo de proyectos y deportistas en general.

Emiliano Ojea (O): Sos una persona con mil ideas. Y la primer pregunta es ¿cómo hacés para implementarlas en los contextos adversos que vivimos? ¿Cómo hacés para llevarlas a la realidad?

Pepe Sanchez (P): Las ideas hay que hacerlas, hay que meterles el cuerpo. Si no lo intentás, no se concreta. La idea no es tan importante si no sos capáz de concretarla. Y una idea que no se completa es simplemente dialéctica.

-O: Siempre hablás de generar sistemas para realizar algo, pero es difícil porque la realidad es dinámica y cambia. ¿Cómo llevás adelante tus ideas?

-P: A veces dicen que lo que hago es una locura.Pero para mí sería una locura tener una cadena de pizzerías. Yo hago esto porque es lo mío. Muchas de las cosas que hago ya sé que funcionan porque las vi en otros lados. Una de esas cosas es unir el tema de la educación y el deporte. Es una de las grandes cuestiones. Queremos usar el deporte como un lugar educativo. Aprender a tomar decisiones, tener pensamiento crítico. Tomar decisiones bajo estrés, el deporte es espectacular porque te da herramientas que vas a necesitar en años.

-O: Nosotros a eso hoy lo llamamos doble carrera, pero la formación integral como deportista ¿es un modelo que se usa en el mundo o lo estás explorando?

-P: Lo estoy explorando. El deporte tradicional sigue estando como muy duro. Todo bien segmentado. Pero hay cuestiones como poner en práctica lo que sabés en momentos de estrés. Y hasta ahora los resultados son fascinantes.

-O: ¿Y de dónde sacas esto?

-P: He leído de todo. Biotecnología, sociología, budismo – ríe-. Pasé por un montonazo de lugares. Pero sobre todo es por la experiencia que tuve como jugador. Es una contradicción que yo esté formado en el viejo paradigma y me haya ido muy bien. Pero en ciertas cuestiones me fue muy mal y nadie lo sabe. Sufrí cómo se te formatea la cabeza con un montón de cosas… que después en la vida no te sirven. En este viejo paradigma, aprendí con grandes maestros que hay que ocultar sentimientos y emociones. “Arreglatelas”, “si no te la bancás, te volvés”. Perdí la capacidad de expresar mis emociones y es trágico. No quiero que esto le pase a los chicos que hacen deporte. Porque quizás vamos a construir un crack, pero vamos a matar una persona. En el lenguaje del alto rendimiento, ganar es un alivio y al perder sentís vergüenza. No tiene sentido desde la formación ni desde la eficiencia para el juego. Jugás mucho mejor cuando disfrutás. Aprendés mas cuando estás contento. Teniendo toda la información que hoy tenemos sería una estupidez repetir ciertos errores.

-O: Se habla mucho de que el coronavirus viene a poner un antes y un después en muchas cuestiones. El presidente del Comité Olímpico Internacional propuso que la salida es la cooperación internacional, ¿creés que la cuarentena aportará soluciones en este sentido?
-P: Intento trabajar mucho sobre entender que el cerebro todo el tiempo te está sesgando. El optimismo es un sesgo. No uso redes sociales, no tengo redes sociales. Pero perdí con el whatsapp. Está hecho por las mentes más brillantes del mundo, no tenemos chances contra el whatsapp. Actualmente en la cuarentena tenemos una sensación de alivio aunque tengamos un millón de quilombos. Ahora… cuando el motor vuelva a andar ¿tenemos chances de poder trasladar este parate a la realidad? Ojalá que sí, pero va a ser una pelea dura. Por eso creo que la clave es generarnos herramientas. Herramientas reales. Hablo de habilidades blandas que te ayudan a poder sobrellevar esto. Hay una que es clave que es la reflexión. La importancia de generar inquietudes. Los que tienen ejercitado el ámbito de la reflexión lo van a pasar un poquito mejor. Hay gente que tiene la posibilidad de tener comida, calor y es importante. Este experimento social es bravo.

-O: Parecido, pero a otro lado. Cuando pensas tu proyecto y lo vas implementando ¿observás las políticas deportivas del país? Es decir, ¿intentás incluirlo en las políticas deportivas del país? Nosotros queremos romper la falsa dicotomía entre política y educación y que el deporte sea política de estado.

-P: Hay que ser práctico. Pongo el foco en hacerlo funcionar. Si vos tenés un buen proyecto pero no tiene éxito se hace todo cuesta arriba. A partir de ahí en paralelo siempre me interesa el impacto que pueda tener a nivel política deportiva. Yo no tomé un rol de dirigente político deportivo. Pero sí me interesa que a largo plazo sume a generar un impacto. No había un Dow Center. Bueno, vamos a hacerlo. Una de las cosas que me motivaba es mostrar un modelo de infraestructura que tenga uso para la comunidad, para la lógica regional. El concepto se llama 365 porque la idea es que sea un lugar que se pueda usar los 365 días del año. Me siento cómodo haciendo. No desde lo dirigencial. Pero es lo que cambia las realidades. Creo que hay que saltar de la idea a la acción. Después es ver la viabilidad, que sea escalable, y finalmente que haya un feedback. Son etapas.

-O: Cuando algunas personas vieron que ibamos a charlar, me pidieron que charlemos de deporte y género. ¿Cómo lo ves? El proyecto del Dow Center, ¿está pensado con perspectiva de género?

-P: Es una de las cuestiones que la sociedad va poniendo en el lugar, donde corresponde. Finalmente llegó. En Estados Unidos que yo jugué del 1996 al 2000 y ya era obligatorio que todo lo que tenían los hombres lo tengan también las mujeres. Yo preguntaba cómo hacen. Porque el equipo de básquet masculino generaba muchísima guita. Pero parte de eso es que haya igualdad de condiciones. Ellas nunca van a poder tener acceso porque partimos de una base histórica desigual y entonces siempre va a existir el conflicto. En lo que respecta al Dow Center todo lo que hacemos es en igualdad de condiciones, y tiene que ser todo inversión. Es un paso fundamental y fundacional para el deporte en general. Estamos en una etapa del mundo en la que por fin los hombres tenemos que reconocer el lugar que tiene que tener la mujer. Es un paso que tenemos que dar si o si. No podemos no plantearlo. Empecé a mirar basquet femenino hace poco y la verdad es que es un deporte que te recontra engancha. Tenemos que derribar esos paradigmas, antes ni me lo planteaba. Y cuando lo vés decís “mirá qué lindo que juegan” y redescubrís tu propio deporte desde otro lugar. La respuesta es sí, vamos a ser parte. Corresponde ser parte y me parece un desafío muy interesante.

-O: Tenemos Chengdu el año que viene – en referencia a los Juegos Mundiales Universitarios 2021- y queremos ir con basket femenino y masculino estaría bueno hacer una previa e ir al Dow con ambos equipos, ¿Qué te parece?

-P:Sin dudas. Estoy muy al tanto todo lo que hacen. Hemos tenido innumerables protagonistas de Bahia Basket con Rodrigo (Gerhardt, Selección Argentina de Basquet Universitario) a la cabeza. Así que sí, estaría buenísimo sin dudas. Sería un lindo proyecto para confirmar.

-O: Quería tener una charla distinta a lo tradicional, porque no soy periodista. Pero me gustaría que le des un mensaje a estudiantes y directores de deportes de universidades que están del otro lado. Pasaste del minibasquet en una ciudad a una selección, por el deporte universitario y sos un poco el modelo que queremos en FeDUA que tengan los deportistas. Que tenga la doble carrera y que si llega a resultados deportivos lo haga disfrutando.

P: Espectacular. Fue un lindo rato para charlar. Pasan los años y vas aclarando ideas. Es importante mostrar a chicos y chicas, jóvenes, que tienen la ilusión que esto es muy circular. No quiero usar la palabra irrelevante en términos del éxito que podés tener como deportista o profesional. Pero esta combinación es espectacular. Es el movimiento o la reflexión. Es el acto reflexivo de tratar de entender. Es esto de las habilidades blandas, de darle la misma importancia a poder hacer un esfuerzo que a saber respirar, descansar, pero que todo el camino que vayan recorriendo, que sepan que no termina nunca. Son etapas. Esto es un camino, decirles que básicamente lo usen para nutrirse… después ganás, perdés, pasas el parcial o no. Todo es nutrirse y los que tenemos la posibildad somos privilegiados por poder estar en este proceso. La gente que estamos con ellos entendamos que nuestro rol es acompañarlos. No de mandarlos. Es un camino muy lindo que siempre sigue.

Artículos Relacionados