Argentina se impuso 2-1 a Sudáfrica en la segunda fecha del fútbol masculino en la Universiada Taipéi 2017, y sumado al triunfo en el debut ante Corea del Sur, logró la clasificación, y con un empate en el próximo partido se asegurará el primer puesto en el grupo.

El elenco dirigido por Raúl “Pacha” Cardozo volvió a dar muestras de carácter en un partido que no fue nada fácil, pese a que se comenzó ganando con un gol temprano de quien fue el goleador argentino de la tarde, Juan Ignacio Barbieri, quien recibió un pase largo y elevado de Yorio, la bajó, dejó a un rival en el camino con un enganche y definió arriba. Golazo a los 6 minutos de partido.

Tras la conquista, poco a poco Sudáfrica se fue acomodando en el terreno, se adueño del mediocampo y obligó a Argentina a replegarse. Con un diluvio que duró unos 10 minutos y desapareció llegó el empate, a través de un penal, cometido en un rechazo del central.

Para el segundo tiempo, “Pacha” Cardozo realizó el primer cambio y metió más gente en la mitad de la cancha, para recuperar antes la pelota, pero no mezquinó en ofensiva y dejó a los tres delanteros en cancha. Así, logró cortar el juego al rival, aunque no por eso dejó de defender más de lo que atacó.

En uno de los pocos avances que tuvo Argentina en el complemento, llegó el gol de la victoria, con un cabezazo de Juan Ignacio Barbieri, en su segunda conquista del partido y tercera del torneo, tras un tiro de esquina. Desde entonces, los sudafricanos fueron con todo al ataque, y complicaron más de una vez con pelotazos frontales que supieron ganar de arriba, pero no terminaron con buenas ejecuciones. El arquero Simón Mellano también se lució en un par de oportunidades, como en el partido ante Corea, y fue importante para volver a ganar.

Con lluvia, un rival complicado, un difícil desarrollo de partido, la selección universitaria de fútbol masculino demostró el carácter suficiente para ya asegurarse estar entre los mejores ocho equipos, y ahora con el empate será el primero del grupo.