Desde la Federación Internacional del Deporte Universitario (FISU) remarcaron el trabajo de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM) con respecto a este programa internacional que nuclea a 45 universidades de todo el mundo. A continuación, te compartimos la nota publicada ayer por la FISU.

ARGENTINA— El Programa Campus Saludable de FISU ha despegado desde su lanzamiento en mayo de 2020, con 45 universidades de 32 países ingresando y alcanzando el nivel de certificación. Con un impacto hasta ahora en más de un millón de estudiantes universitarios en todo el mundo, el programa está dirigido a la salud y el bienestar en los campus universitarios, en los que la Universidad Nacional de La Matanza en Argentina es la más reciente en unirse a este grupo de élite de universidades.

El rector de la Universidad, Dr. Daniel Eduardo Martínez, es el impulsor de esta iniciativa de la UNLAM, quien se sentó con nuestros amigos de FeDUA Argentina para hablar sobre los esfuerzos que han hecho para garantizar una vida saludable y bienestar en el campus universitario.

-En su opinión, ¿cómo puede el Programa Campus Saludable de FISU ayudar a mejorar y consolidar el excelente desempeño de su universidad? ¿Cómo ayuda este programa a la universidad a mejorar la calidad de vida en el campus?

-Nos sentimos orgullosos desde el primer momento de ser una de las siete universidades seleccionadas internacionalmente para contribuir en la fase de desarrollo de este proyecto. En nuestro caso, la universidad siempre tuvo una visión clara del estilo de vida saludable que quería llevar a cabo. Cada dependencia de su espacio contribuyó positivamente al estilo de vida y la generación de hábitos saludables. Gracias a este proyecto creamos un equipo de trabajo específico para tal fin, con miembros de toda la comunidad universitaria, intercambiando ideas, opiniones y proyectos, facilitando la coordinación de acciones para la asignatura.

-La Universidad de La Matanza es una de las primeras que se incorporó al programa Campus Saludable de FISU y ya se encuentra a nivel de certificación. ¿Cómo explica este éxito? ¿Cómo se organizó la universidad y se prepara para la futura gestión de este programa?

-Como todos los proyectos que se llevan a cabo en nuestra institución, existe un alto nivel de compromiso y participación de toda la comunidad universitaria. Autoridades, docentes, no docentes y estudiantes han estado trabajando juntos pensando en de la visita de la FISU a nuestras instalaciones. El éxito se refleja en el trabajo conjunto y colaborativo. Aunque ya estamos certificados por FISU Healthy Campus, continuaremos con la acreditación para obtener la máxima mención en la categoría platino.

-El programa Campus Saludable de FISU incluye algunos criterios que guían a las universidades a cooperar y trabajar con las partes interesadas locales y las personas fuera de la universidad. Dado que sus actividades son un éxito y una buena práctica, ¿qué puede sugerir a las universidades de todo el mundo que aún no han comenzado a trabajar activamente en este tipo de programa?

-En la etapa de evaluación de criterios realizada entre las universidades piloto, nuestra Casa de Estudios propuso que el ‘vínculo entre las instituciones con la comunidad’ sea uno de los criterios a evaluar. En nuestra experiencia, la posibilidad de conectarnos con el entorno constituye uno de nuestros pilares y nos enriquece constantemente. Estamos vinculados a través de múltiples iniciativas como “La Universidad y vos”, el Maratón UNLaM y clases para adultos mayores. Lo demostramos con ejemplos, por lo que mi sugerencia es que (otras universidades) no duden en contactar con actores externos ya que para muchos es el primer acercamiento que tienen con la universidad.

-La Universidad de La Matanza es conocida por sus excelentes resultados en competencias universitarias nacionales e internacionales, pero también tiene un programa deportivo para todos. ¿Cómo combinas estos dos aspectos?

-Desde nuestros inicios, quedó claro que queríamos ser “la universidad para la comunidad”. En estos 30 años hemos trabajado en este aspecto, donde reconocemos que quizás tenemos muchos estudiantes y deportistas de élite que quieren dedicar su vida al deporte o las competiciones, mientras que muchas otras personas solo quieren incorporar el deporte como actividad social. Ambas opciones son respetadas y altamente recomendadas en nuestra oferta deportiva. Muchos niños comienzan a los seis (6) años practicando algún deporte en nuestras instalaciones, para luego crecer y comenzar una carrera universitaria, siendo en muchos casos los primeros universitarios de sus familias. A lo largo de los años nos hemos dado cuenta de que el deporte nos ayuda a mejorar el rendimiento académico porque forma el espíritu de grupo, por lo que seguiremos compaginando estos aspectos institucionalmente y apoyando una universidad de puertas abiertas, promoviendo la actividad deportiva en toda la comunidad universitaria y su entorno.

También desde la Universidad de La Matanza, el Coordinador General de Deportes, el Sr. Adrián Verdini también habló sobre el programa y la importancia de colaborar con otros sectores dentro de la propia universidad.

“La valoración del trabajo con el resto de sectores de la universidad es más que positiva. Gracias al compromiso e implicación de nuestro rector con este proyecto, todas las autoridades de la institución forman parte de este proceso. Gracias al compromiso e involucramiento de nuestro rector con este proyecto, todas las autoridades de la institución son parte de este proceso que nos permitió obtener el certificado de universidad saludable de la FISU”, explicó Verdini.

Adrián también habló sobre el proyecto “La Universiaded y vos” de la Universidad de La Matanza, proyecto que contribuye a la certificación Campus Saludable de FISU.

“La idea del proyecto es trabajar en conjunto con escuelas, clubes vecinales y centros de retiro con el objetivo de seguir compartiendo las actividades de la universidad con ellos. A través de este programa buscamos que en el futuro, estos niños sean futuros estudiantes, futuros profesionales y que todo lo aprendido en su universidad y municipio sea devuelto ”, dijo.

FeDUA Argentina, que ya es una Federación Nacional de Deportes Universitarios (NUSF) muy activa en el ámbito de los deportes universitarios, sigue aumentando su presencia dentro del Movimiento Deportivo Universitario, según explicó el presidente de la FeDUA y miembro del Comité Ejecutivo de la FISU, Emiliano Ojea.

“Estamos muy orgullosos de que una de nuestras instituciones afiliadas como la UNLaM sea uno de los casos piloto del programa, así como la posibilidad de haber tenido un miembro de nuestro equipo contribuyendo en el proceso de construcción de los criterios del programa junto con expertos de todo el mundo ”, mencionó.

“Ahora nuestro desafío es aprovechar este caso exitoso y replicarlo con el resto de universidades del país para sumarlas al proyecto. En este sentido, el primer paso fue organizar un webinar con el Director de Relación de Campus Saludables y Universidades de FISU y representantes de más de 30 universidades de todo el país ”.

Si bien obtener una certificación de Campus Saludable de FISU es de gran importancia para la Universidad Nacional de La Matanza, el bienestar y la salud de la comunidad en general es una prioridad absoluta para la universidad. Al permitir que estos programas sean accesibles para personas de todas las capacidades, edades y profesiones, tienen un futuro brillante por delante y han encontrado con éxito la conexión entre el Movimiento Deportivo Universitario y un futuro mejor para todos.