Nerea Costanzo es multifacética, sí. Juega al handball en River, representó al ISEF N°1 Romero Brest en Beach Handball en los Juegos Universitarios de Playa que se disputaron en diciembre pasado en Brasil –de donde trajeron la medalla de bronce –  y se puso la celeste y blanca en el último Mundial Universitario de Futsal.  Ahora volará más alto, porque se va a jugar al club Messana, en Sicilia, que integra la máxima división de Handball de Italia.

“Jugar los Beach Games en Brasil fue hermoso; nosotras viajamos siendo el equipo invicto de handball de salón y la realidad es que hay mucha diferencia cuando se juega en arena. Fue una experiencia de mucho aprendizaje porque los tiempos y los recursos que tenés son completamente diferentes”, cuenta. “Bajo estas condiciones, haber traído un trofeo y una medalla fue super importante para mí y para mis compañeras”, recuerda.

Pero jugar al handball en la arena no fue el único desafío que enfrentó Nerea en su carrera deportiva: “La realidad es que toda mi vida me dedique al handball y siempre tuve la suerte de destacarme en este ámbito; el futsal superó todas mis expectativas”, revela. “Necesitaba ver cómo me manejaba en un espacio donde la cabeza juega fuerte, ver también el otro lado de la moneda… Es raro, y a la vez fortalecedor, cuando se arranca de cero en algo. Aprendí más que nunca y tuve la suerte de que me haya tocado un grupo humano que, sin importar las falencias, te sacaban adelante sea como sea… ¡Mucho compañerismo! No conozco un profesor o un dirigente que no me haya apoyado en cada desafío o al pasar no me haya gritado ‘¡SUERTE COSTANZO!’ Te sentís realmente muy contenida, como en casa.”

Si tuvieras que elegir, ¿handball o futsal?

Me quedo con handball. Primero, porque lo amo y, segundo, porque es un deporte que me dio todo; tuve la suerte de representar a Argentina varios años, tanto a nivel regional como nacional, y yo siempre pienso que uno no es consciente de todo lo que te da el deporte: te forma completamente en todos los aspectos.

Para cerrar, Nerea responde la pregunta que le hacemos a todos los deportistas universitarios. ¿Qué le dirías a un chico o chica que siente que no va a poder llevar adelante carrera y estudio? Le diría que no hay nada que no se pueda lograr con dedicación y disciplina. Cuanto más duden de que no van a poder es cuando más tienen que tirar para adelante; si es fácil, seguramente están yendo por el camino equivocado. Al final, como dice Cerati, HAY RECOMPENSA.