Increíble. Espectacular. Una locura.

Así definieron los estudiantes de la delegación argentina lo que se vivió en la ceremonia inaugural de la 29° Universiada de Taipéi.

Con una bandera Argentina de 100 metros de largo y al ritmo de las canciones de cancha más conocidas, las 258 personas que representan al país desfilaron contagiando alegría, encabezados por la abanderada Belén Casetta. Infaltables los teléfonos y cámaras en alto para captar la magia de un evento de tal magnitud, y eternizar los saludos amistosos de los taiwaneses que colmaron el Taipéi Stadium y gritaron entusiasmados como si frente a ellos pasaran estrellas de rock.
La ceremonia fue impecable, un show de luces, destrezas y fuegos artificiales que recorrió la historia de Taipei y mostró su cultura y costumbres.
No faltaron los discursos oficiales, entre ellos el de Oleg Matysin, presidente de FISU, que destacó el valor de estos Juegos Universitarios y recordó a los chicos el lema de FISU que resume en pocas palabras al Deporte Universitario: hoy son estrellas, mañana serán líderes.
Hacia el final, la antorcha olímpica hizo su aparición y recorrió el estadio de la mano de destacados atletas locales.
Con la antorcha flameando en su lugar  y tras las palabras de Tsai Ing-wen, presidenta  de China, las 29 Universiadas de Verano Taipéi 2017 quedaron formalmente inauguradas. Llegó el momento de competir.

Artículos Relacionados