En la segunda fecha del Grupo A, la Selección Argentina Universitaria cayó contra Rusia por 6 a 2.
Los dirigidos por Rossi hicieron un gran primer tiempo contra el actual sub-campeón del mundo, pero no lograron sostener la misma intensidad en la segunda mitad. El partido lo abrió Asadov con un remate de media distancia que no pudo tapar Zelcer. Minutos más tarde, Lautaro Pernícoli recuperó una pelota en el área de Argentina, y le pegó desde 35 metros, metiendo un tremendo golazo por encima del arquero para empatar el partido. Pero faltando 20 segundos para finalizar la primera parte, un remate de Rusia impactó en la pierna de Facundo Martínez, desviando la trayectoria del balón para que los europeos se vayan al descanso con ventaja.
En los primeros minutos de la segunda parte, se dio una seguidilla de goles: primero Demin amplió la cuenta a 3 a 1; en la siguiente jugada, Martínez desbordó por izquierda y cruzó la pelota al segundo palo, descontando y generando una ilusión en el equipo nacional. Pero en el mismo saque del medio, luego de una pequeña circulación de pelota, Orlov remató desde 15 metros y puso el 4 a 2. Rossi puso a Gastón Di Rico como arquero jugador, buscando tenencia y generar superioridad numérica, pero Argentina no pudo concretar.  Promediando el partido, Kudziev y Niiazov se anotaron con un tanto cada uno para el 6 a 2 final.
“Estoy absolutamente orgulloso de este equipo: jugamos contra verdaderos profesionales, atletas de alto rendimiento, y estos pibes hicieron un partido para el recuerdo. Mañana tenemos una final contra Eslovaquia, y sé que van a dejar todo de nuevo para meternos en cuartos de final” expresó Rossi luego del encuentro.
Mañana Argentina se enfrenta con Eslovaquia y, en simultáneo, Rusia juega contra Francia (que ganó hoy su duelo contra los europeos del este por 5 a 3). El seleccionado de FeDUA debe ganar, esperar que los rusos haga lo propio con los galos y lograr superarlos en la diferencia de gol  (Argentina tiene menos 4 y Francia más 2)  para poder pasar a la siguiente fase y meterse entre los ocho mejores del mundo.

Artículos Relacionados