Mucho más que una medalla y 7 diplomas de honor fue lo que dejó la 29° edición de los Juegos Mundiales Universitarios o Universiadas, uno de los eventos deportivos de mayor importancia a nivel mundial, en el que participaron más de 10.000 estudiantes deportistas de más de 140 países.

Argentina viajó con una delegación de 258 personas que, además de deportistas y entrenadores, incluyó médicos, kinesiólogos, psicólogo y oficiales.  El presidente de la Federación del Deporte Universitario Argentino (FeDUA), Emiliano Ojea, asegura que “el balance de estas Universiadas es sumamente positivo”.

“Nos habíamos propuesto instalar la importancia del deporte universitario en Argentina, queríamos que los estudiantes, las Universidades y el mundo del deporte en general conozcan la existencia del Deporte Universitario en Argentina. Creemos que eso se logró, gracias a esta numerosa participación y a la completa cobertura periodística, con un programa de emisión diaria por DEPORTV”, agrega.  Un equipo de comunicación del canal DEPORTV y El 1WEB digital, de la Universidad Nacional de La Matanza, siguió de cerca los pasos de la participación argentina, que fueron transmitidos todos los días a las 21 hs, por ambas señales, más sus canales de Facebook y YouTube, acercando el deporte universitario a todo el país.

 

Una medalla, fruto de la Doble Carrera

El logro más grande a nivel deportivo fue, sin dudas, la medalla de plata en Taekwondo obtenida por Lucas Guzmán, estudiante de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, en la categoría -63 kilos. “Que Lucas haya ganado una medalla simboliza el trabajo que estamos realizando desde hace un tiempo en la FeDUA, junto con varias federaciones deportivas, para instalar el proyecto Doble Carrera. Esta medalla deja en claro que se puede estudiar una carrera de Educación Superior sin renunciar al deporte de alto rendimiento y este es un mensaje que Lucas deja muy claro”, explica Ojea.   El taekwondo también sumó un diploma de honor con Luciana Angiolillo, que quedó quinta en su categoría (-62 kilos).

Por el lado de los deportes individuales, el atletismo también tuvo una actuación destacada con dos diplomas de honor obtenidos por Belén Casetta, abanderada de la delegación y 6° puesto en los 3.000m con obstáculos, y Valeria Chiaraviglio, que se ubicó en el 8° lugar en Salto con garrocha. Además, varios atletas llegaron a las instancias finales y estuvieron muy cerca de obtener su diploma.

 

Los logros de los deportes de conjunto

Otro de los objetivos de estas Universiadas era que los deportes de conjunto quedaran entre los 8 mejores equipos para, de esta forma, asegurar su plaza en Napoli 2019, objetivo alcanzado por las dos ramas de vóley, el futbol masculino y el básquet masculino.

La primera experiencia internacional en fútbol fue muy buena. El conjunto masculino quedó entre los primeros 8 y, lamentablemente, perdió el partido de cuartos de final por penales.

El equipo de básquet masculino estuvo muy cerca de pasar a semifinales, pero cayó en un partido muy ajustado – se definió en los últimos segundos- con Lituania, seleccionado que se consagró campeón.

“Teníamos muchas expectativas con el vóley, que había ganado una medalla en Gwangju, pero en el cruce de cuartos de final tocó la poderosa Rusia y, aunque los chicos hicieron un gran partido y estuvieron dos sets arriba, no alcanzó”, reconoce Ojea. Rusia llegó a la final, como en Gwangju, y se quedó con la medalla de plata tras caer con Irán. El conjunto femenino de vóley también llegó a los cuartos de final y se convirtió en otro de los equipos con participación asegurada en las próximas Universiadas.

Vale destacar la participación del Waterpolo, que tuvo la oportunidad de jugar muchos partidos y medirse con las grandes potencias mundiales. Algo muy valorado por entrenadores y deportistas que, aseguran, les servirá en sus próximas competencias internacionales.

 

Después de Taipei

Es fundamental que los estudiantes deportistas que participaron en Taipei  transmitan la experiencia vivida y contagien su entusiasmo para que cada vez sean más los que conozcan las oportunidades que ofrece el Deporte Universitario.

“Ya estamos viendo algunos resultados, sobre todo por parte de algunas federaciones que se muestran interesadas. Después de la excelente experiencia en Taipei, estamos en condiciones de sentarnos a evaluar y realizar una planificación deportiva para los dos años que siguen, de cara a las próximas Universiadas”, concluye el presidente de FeDUA.

Próximo destino: Napoli 2019.